Es mostren els missatges amb l'etiqueta de comentaris plaça Catalunya. Mostrar tots els missatges
Es mostren els missatges amb l'etiqueta de comentaris plaça Catalunya. Mostrar tots els missatges

dimecres, 1 de juny de 2011

Felip, l'hem feta grossa

Publicat a El Periódico de l'1 de juny del 2011

Els Mossos van actuar divendres passat amb una violència brutal i desproporcionada en l’operació neteja que van dur a terme a plaça de Catalunya. La pregunta que cal fer-se és òbvia: ¿per què els cossos de seguretat es van acarnissar sobre uns centenars de joves desarmats i asseguts a terra que al llarg de dues setmanes de mobilització no han protagonitzat ni un sol acte violent?
Després d’haver seguit l’acampada des del primer dia i de presenciar els fets de divendres en directe, la meva reposta és la següent: o bé els serveis d’informació dels Mossos van fallar de forma estrepitosa a l’hora de comunicar el vertader sentir dels indignats o bé els seus responsables polítics van deixar-se portar pels prejudicis que els pintaven com una colla d’antisistema disposats a arremetre contra el primer que es plantés davant seu.
Si el conseller d’Interior, Felip Puig, i els responsables dels Mossos d’Esquadra haguessin parat bé l’orella en el que es deia a les assemblees i a les comissions dels indignats -les reunions són públiques i a la mateixa plaça hi ha una comissaria- haurien arribat a la conclusió que per aconseguir el seu objectiu de netejar o desallotjar la plaça era millor evitar l’ús de la força. Els acampats sabien que la seva única arma era l’actuació pacífica. En les reunions, nepetien fins a l’extenuació les consignes a seguir en el cas que es presentés la policia: resistència passiva, seure tots junts, portar el DNI a sobre i demanar als agents el seu número d’identificació.
Va ser un error pensar que els acampats eren uns radicals descerebrats que reaccionarien amb el fetge quan la policia es presentés davant seu. El que predomina entre ells és una majoria de joves universitaris sobradament preparats. Davant del que ells veuen com a provocacions, no només policials, sempre han actuat amb suma cautela, evitant deixar-se portar per les passions. D’aquesta manera, s’han sortit amb la seva davant dels qui veuen com enemic extern -les forces de seguretat, la Junta Electoral Central i la classe política- però també lluintant contra els qui els amenacen des de dintre. Així, han aconseguit acallar els elements radicals d’inspiració anarquista que des del principi s’han infiltrat a l’acampada, pregonant de forma anònima el recurs a “diversos camins de lluita”, sense excloure de forma explícita la violència.
Divendres passat es va produir un xoc frontal entre dues percepcions de la realitat oposades. D’una banda, tres centenars de Mossos i agents de la Guàrdia Urbana, que, com si  anessin a enfrontar-se a una banda de terroristes, es van presentar a la plaça de Catalunya equipats amb casc, armilles de protecció, porres, fusells per llençar pilotes de goma, un helicòpter i tota la parafernàlia que requereixen els casos de gravetat extrema. Davant seu hi havia un col·lectiu de persones unides per una forta convicció en el que feien i que, després d’uns dies de convivència, s’havien conjurat per evitar caure en cap tipus de provocació, vingués aquesta d’on vingués.
Segon error. Obviar la capacitat de mobilització dels acampats. Gràcies a les xarxes socials, les 250 persones que van passar la nit de dijous a la plaça s’havien multiplicat per deu només tres hores després de l’arribada dels Mossos. Jo vaig arribar-hi cap a les deu, amb l’ànim de veure què passava propi dels periodistes. I el que vaig veure va ser violència gratuïta per part d’alguns agents i un grau de nerviosisme impropi d’un cos de policia modern. ¿Tu has vist que els acampats fessin res contra els Mossos?, li vaig preguntar a un veterà reporter que era allà des de primera hora. “No, res”. Jo tampoc.
El resultat de l’operació neteja és ben conegut. 121 ferits –dels quals 37 són agents- i una imatge pèssima de la nostra policia transmesa gairebé en directe als mitjans de comunicació de tot el món. Allà on uns esperaven educades peticions del DNI, van aparèixer les porres. Allà on els altres esperaven enfrontar-se a violents, es van trobar cossos quiets i desarmats que es cobrien el cap amb les mans. Després de dues setmanes d’acampada, produeix una gran sorpresa constatar que l’única acció violenta que s’ha produït a la plaça és la que van provocar els propis Mossos.
Felip Puig va fer dilluns un complicat joc de paraules per corregir-se sense fer ni un sol pas enrere. D’una banda va dir que en l’operatiu policial no va fallar res i que no es penedia de cap de les decisions que havia pres, i de l’altra va lamentar “moltíssim” que es produissin víctimes i va demanar disculpes. Puig de seguida va aclarir que no es disculpava per l’actuació policial, sinó “per les imatges” que n’havien difòs els mitjans de comunicació i els afectats.
“¡L’hem feta grossa!”, va exclamar Xavier Trias poc després de saber que serà el pròxim alcalde de Barcelona. L’hem feta grossa, hauria de reconèixer Felip Puig un cop repassi tota la informació del que va passar divendres a la plaça. I més valdrà que aviat comenci a reconèixer errors públicament. Sobretot a la vista que el panorama que tenim per davant és territori abonat per al sorgiment d’altres col·lectius d’indignats.

diumenge, 22 de maig de 2011

Votar o no votar

Publicado en El Periódico el 22 de mayo de 2011

Votar o no votar. Ese es el dilema, o uno de ellos, porque hay otros. Por ejemplo, si se decide votar, ¿por qué partido hacerlo? ¿Cuál es la fuerza política que mejor representa a los indignados? ¿O no hay ninguna y es mejor votar en blanco o, en su defecto, emitir un voto nulo? En plaza de Catalunya se encuentran respuestas para todos los gustos. Los acampados se decantan por la abstención. Los curiosos, por los partidos políticos.
“Que cada cual vote a quien quiera, si quiere votar. Desde aquí no damos directrices”, explica Rafa, que atiende a los medios en la caseta de Comunicación y Prensa. Y añade, impasible: “No estamos aquí para alterar la campaña sino para reventar el sistema”.
Rafa confiesa que no ha votado. Lo hizo en las pasadas elecciones catalanas y en las europeas pero esta vez no ha encontrado a ninguna formación anticapitalista que le satisfaga.
“Yo tampoco pienso votar”, coincide Xavi, de profesión camarero y que lleva dos años en el paro. Xavi dice que piensa ignorar al sistema mientras el sistema le ignore a él. Hasta ahora, los acampados no han propuesto un sistema alternativo a la actual democracia. Él, a título personal lo hace: que las decisiones se tomen entre todos a través de Internet y que no existan representantes, si acaso gestores pero sometidos a un control estricto para evitar reincidir en los mismos vicios. “Sería el comienzo de la democracia real”, presupone.
Mientras escribe sobre una cartulina en el área de Propaganda, María Rosa (59 años) confiesa sin rubor que esta mañana ha votado “y por los de siempre”. Y en la cocina, Dídac (53), antiguo votante convergente, republicano y socialista, asegura que esta vez se abstendrá.
Entre los simpatizantes con el movimiento y los curiosos que se acercan a la plaza hay algo más de diversidad. Sin ningún valor estadístico, realizamos una rápida encuesta junto a una de las mesas donde se recogen firmas en apoyo de la acampada.
Entre los que se acercan a firmar, hay opiniones para todos los gustos. Tants caps, tants barrets: Mercè Quintana (“voto en blanco”); Jordi Vidal (“voto nulo”); Glòria Pila (“no pensaba votar pero, después del fantástico movimiento que se ha generado en esta plaza, me lo estoy pensando”); Jaume (“siempre por los mismos”); Emilio Frías y Isabel Acien (“por los de siempre”); José Moreno y Francesca Castelló (“como siempre”); Marisa y Toni (“somos abstencionistas activos”); y Joan, veterano de la Guerra Civil, (“siempre había votada a CiU pero esta vez no votaré”).
Y ¿qué piensa el señor Joan de los indignados que desde hace casi una semana ocupan la plaza? Se encoge de hombros, como si dudara, pero al momento emite un veredicto: “Hay algo que me gusta, y es que hay civismo. Soy del Barça pero lo que no se puede permitir es que cada título celebrado acabe con destrozos. Sí, eso me gusta”.

Los interrogantes crecen

Publicado en El Periódico el 21 de mayo de 2011

Sigue el buen rollo en la plaza Catalunya. Surge una necesidad, ya puede ser barrer el suelo, colocar un toldo o ir a descargar el material que unos ciudadanos anónimos acaban de traer, y enseguida se levantan varias manos para realizar ipso facto la tarea. Pero en vigilia de las elecciones y con una asistencia a la asamblea diaria que este sábado por primer día ha comenzado a bajar, los interrogantes sobre su continuidad surgen de forma inevitable.
Entre los indignados hay un importante colectivo integrado por soñadores. Son conscientes de que están viviendo un sueño y quieren alargarlo tanto como puedan. En lo más profundo de su sueño, incluso quieren creer que su sueño se puede hacer realidad. Ahí están, señalan sin dudar, los ejemplos de Túnez y El Cairo.
Luego están los irreductibles. Su número resulta imposible de cuantificar. Desde luego, no son precisamente pocos. Y como suele suceder en las asambleas, sus postulados son los que acaban triunfando.
La asamblea de hoy ha comenzado a las seis de la tarde, cuatro horas y media antes de lo que era costumbre. Cuestión de horarios. Las anteriores comenzaron a las diez y media y terminaron ya entrada la madrugada. Los indignados también necesitan descansar.
Mientras en la plaza se habla sobre temas logísticos, Jordi, de 36 años y proyectista mecánico de profesión, cuelga en una farola próxima un cartel que informa que la reunión se puede seguir en directo en el 91,4 de la FM. “¿Quién ha dicho que la acampada se acaba el día 22? A los políticos sí que se les acaba el chollo. Nosotros… bueno no puedo decir nosotros porque solo expreso mi opinión. Yo creo que seguiremos de forma indefinida. El lunes, el martes… Lo decidirá la asamblea. Nos da igual qué día se acabe. Estamos aquí para reflexionar. Y seguiremos hasta que se atiendan nuestras exigencias”.
Las “exigencias” de los acampados están colgadas en la web acampadabcn.org. Incluyen cinco grandes demandas: “no más privilegios para políticos, empezando por Barcelona”, “no más privilegios para banqueros y banqueras”, “no más privilegios para grandes fortunas”, “sueldos dignos y calidad de vida para todo el mundo” y “derecho a la vivienda”.
En el detalle, los indignados quieren, entre otras cosas, un recorte drástico del sueldo de los políticos, la prohibición de las pensiones superiores a la media y de los rescates a la banca, la devolución inmediata de los fondos públicos a instituciones financieras, el aumento del tipo impositivo para las grandes fortunas, la no eliminación del impuesto de sucesiones, el establecimiento de un máximo y un mínimo salarial (ya existe), la expropiación de las viviendas vacías de todas las grandes ciudades, que se dejen de realizar deshaucios, la donación de la vivienda para cancelar las hipotecas o que se prohiba la especulación inmobiliaria.
A la vista de estas demandas de la postura de los indignados, los interrogantes, cuando no el escepticismo, sobre el futuro de la acampada crecen. ¿Cuándo y cómo acabará?
Visto desde la distancia, parece que la negativa a fijar una fecha de finalización va en contra de sus intereses, al menos mientras mantengan los planteamientos actuales. Leyendo su larga lista de reivindicaciones, uno no puede evitar preguntarse si son conscientes de que no conseguirán todo lo que quieren. Si se retirasen el 22M podrían hacerlo como triunfadores. Al fin y al cabo, ya han ganado. Han despertado consciencias, han conseguido que muchas personas modifiquen la imagen que tenían de la juventud y durante varios días han desbancado a los políticos de las primeras páginas de los diarios.
¿Qué quedará cuando mañana, pasado o el otro los indignados levanten el campamento y regresen a sus casas? ¿Qué será de todos sus sueños e ideales? Por lo pronto, las palomas de la plaza de Catalunya recuperarán su hábitat natural. Y puede que en el centro sobreviva una semilla que acabe germinando en mejoras tangibles para el conjunto de la sociedad. Solo por eso muchos ciudadanos pensarían que habría valido la pena la movilización.

dissabte, 21 de maig de 2011

Sin novedad en el frente

Publicado en El Periódico del 20 de mayo de 2011

Si novedad en el frente. La plaza Catalunya se ha despertado huérfana de furgones y agentes policiales. Se sabe que están, porque la secreta está por todas partes, pero ni se la ve ni, mucho menos, se la espera. No parece que el desalojo de la plaza, en el caso de haberlo, vaya a ser inminente.
Más de 500 personas han pasado la última noche en la plaza. Fueron muchas más que la noche anterior y serán muchas menos que la próxima, pronostica un portavoz de los concentrados. La mayoría de los indignados de Barcelona han pasado la noche en el círculo central de la plaza. Sus sacos de dormir han convertido el recubrimiento cerámico del espacio en una enorme y multicolor alfombra de protesta.
Pero también hay unos centenares más que no han pegado ojo. A las cinco y media de la mañana, unos cuantos celebraban un sarao flamenco en la acera del lado mar de la plaza, mientras unos pocos pintaban nuevas pancartas. Sin embargo, la mayor actividad se concentraba alrededor de las mesas que hay dispuestas alrededor del círculo central. Allí se seguía hablando de política, de economía, del sistema, de lo que pasará hoy y de la cobertura de los medios de comunicación sobre las acampadas de Barcelona y Madrid.
“La verdad es que ha sido una vergüenza que hasta el mismísimo Washington Post haya sacado la acampada en portada mientras aquí se intentaba reducir su importancia. No puede ser que nos tomen el pelo de esta manera”, denuncia Dani, un informático de 28 años. Sentado en una mesa de la comisión de información, el chico reconoce que vive bien: tiene trabajo y casa. En teoría no se puede quejar. Pero lo hace. “Es una cuestión de principios. Vine el primer día creyendo que estaría solo y me encontré con mucha gente que piensa igual que yo. Cierto que entre nosotros hay ideas muy distintas pero el punto en común es que estamos hasta los cojones de la situación actual y que pensamos que hay que hacer algo”.
También Anna, una chica de 19 años con el pelo lleno de rastas, está encantada de haber venido y de encontrar a algiuen que le escuche. Tiene muchas ganas de hablar, a pesar de la hora que es y de no haber dormido. Mientras el periodista se las ve y se las desea, no ya para articular cuatro palabras coherentes seguidas, sino incluso mover el bolígrafo con agilidad, ella es todo locuacidad y alegría. Anna cuenta que ha estado de exámenes  y que hasta la pasada noche no pudo venir. Igual que Dani, también está convencida de que había que estar aquí, aunque en su caso no esté muy convencida de que la concentración vaya a tener resultados tangibles. “No somos nosotros los que movemos el mundo, sino los Bildelberg. Lo único que podemos hacer es mostrar nuestro descontento. Aunque vete a saber, ellos son veinte y nosotros miles. Si nos ponemos de acuerdo, igual les podemos vencer”, reflexiona esta estudiante de segundo de Bachillerato.
La noche ha sido larga, en plaza Catalunya, aunque muchos no lo demuestren. La multitudinaria asamblea de las diez y media terminó pasada la una de la madrugada con algunos acuerdos: se debatió si el sábado se tenía que convocar una manifestación, eufemísticamente llamada “paseo” por aquello de la Junta Electoral y la jornada de reflexión. Se decidió que mejor mantener las posiciones en la plaza Catalunya.
El tema de mayor calado ideológico fue objeto de un apasionado debate. Se debatió si debían declararse contrarios al sistema capitalista o bien manifestar su oposición al régimen económico actual. Grave dilema. Por la tarde, los integrantes de la comisión encargada de debatir el tema no se habían puesto de acuerdo, así que la sometieron al escrutinio de la asamblea. En un principio, pareció que iba a ganar la apuesta moderada, pero los aplausos atronaron cuando un chico que hizo uso del turno de palabra reclamó la abolición del sistema capitalista. Miles de manos alzadas aplaudieron alborozadas la declaración y los reformistas tuvieron que callarse.
Finalizada la asamblea, las comisiones volvieron a reunirse hasta las tantas de la madrugada mientras algunos voluntarios cogían la escoba y comenzaban a barrer el suelo. Porque los concentrados podrán tener ideas radicales sobre el funcionamiento de la sociedad, pero están dispuestos a demostrar al mundo que son educados y respetuosos, nada que ver con los incivilizados antisistema que piensan algunos.

Yes, we camp!

Publicat a El Periódico del 19 de maig del 2011

Dominando la plaza Catalunya, una gran lona publicitaria de Nike con el dibujo de dos pimientos y el lema “El valor de tener valores”. Abajo, una variopinta muchedumbre de jóvenes que grita, que silba, que hace sonar las cazuelas para hacerse oír. Hasta hace tres días eran los sin voz, los sin trabajo, los sin casa propia, los que se decía que no tenían futuro ni esperanza. Hoy, están en el primer plano de la actualidad, y lo saben. Los focos se centran en ellos, en lo que dicen, en lo que hasta hace tres días demandaban en foros mucho más reducidos sin que se les hiciera mucho caso. Hoy, en cambio, posiblemente por primera vez en su vida, se sienten protagonistas de la historia. Han llegado hasta aquí y no están dispuestos a dar ni un paso atrás. Resistirán, proclaman a los cuatro vientos. “¡De plaza Catalunya, no nos moverán!”, vociferan. Si quieren echarlos, tendrá que ser por la fuerza.
A las ocho de la tarde, los miles de personas concentradas en plaza de Catalunya se repartían en corros para debatir sobre la falta de vivienda, sobre la globalización, sobre el impacto de la crisis en las mujeres o sobre temas más propios de un foro universitario como “geopolítica y economía mundial”. En otro foro, más concurrido, un grupo musical, malabaristas y payasos entretenían la espera con sus actuaciones mientras la plaza se iba llenando de curiosos y solidarios con la causa.
Entre ellos, Jaume Collboni, del PSC, que aseguraba haber venido “a poner la oreja”. “Hay que estar én la plaza Catalunya, en especial los partidos de izquierda, porque este mensaje, que hasta ahora estaba subyacente, ha emergido y es importante que lo escuchemos. Aunque los políticos seamos los que nos llevamos la peor parte. Los otros poderes, los económicos, no tienen rostro y es difícil actuar sobre ellos”.
También estaba José Jiménez García, un jubilado de 67 años que se ha acercado a la plaza con su mujer para expresar su solidaridad con los concentrados. Jiménez asentía mientras un joven rodeado de cámaras de televisión se preguntaba qué haría ZP con un sueldo de 420 euros al mes. “Mucha gente lo está pasando muy mal, demasiado mal. Si la juventud no hace nada, lo tenemos muy mal, todos –aseguraba-. Algunos no nos podemos quejar, pero hay que pensar en los demás”.
De repente, las conversaciones se interrumpen, los corros se disuelven. A las nueve de la noche, se encienden los focos de las cámaras de televisión. Cuando las cadenas conectan en directo con la plaza, rugen las voces, atronan las cazuelas y la plaza se llena de aplausos de júbilo. La masa se siente fuerte y celebra con felicidad estar aquí, seguir aquí, junta, en defensa de la causa. Son conscientes de que han desafiado al poder y que han ganado el tercer asalto después de tres días concentración. ¿Hasta cuándo aguantarán? Esto es ahora mismo lo que menos importa, lo que nadie en apariencia se plantea. Los indignados se sienten felices. Por una vez, se sienten dueños de su destino. El yes we can que popularizó Obama se ha adaptado a la realidad de la acampada. Yes we camp!