Es mostren els missatges amb l'etiqueta de comentaris #acampadabcn. Mostrar tots els missatges
Es mostren els missatges amb l'etiqueta de comentaris #acampadabcn. Mostrar tots els missatges

diumenge, 22 de maig de 2011

Votar o no votar

Publicado en El Periódico el 22 de mayo de 2011

Votar o no votar. Ese es el dilema, o uno de ellos, porque hay otros. Por ejemplo, si se decide votar, ¿por qué partido hacerlo? ¿Cuál es la fuerza política que mejor representa a los indignados? ¿O no hay ninguna y es mejor votar en blanco o, en su defecto, emitir un voto nulo? En plaza de Catalunya se encuentran respuestas para todos los gustos. Los acampados se decantan por la abstención. Los curiosos, por los partidos políticos.
“Que cada cual vote a quien quiera, si quiere votar. Desde aquí no damos directrices”, explica Rafa, que atiende a los medios en la caseta de Comunicación y Prensa. Y añade, impasible: “No estamos aquí para alterar la campaña sino para reventar el sistema”.
Rafa confiesa que no ha votado. Lo hizo en las pasadas elecciones catalanas y en las europeas pero esta vez no ha encontrado a ninguna formación anticapitalista que le satisfaga.
“Yo tampoco pienso votar”, coincide Xavi, de profesión camarero y que lleva dos años en el paro. Xavi dice que piensa ignorar al sistema mientras el sistema le ignore a él. Hasta ahora, los acampados no han propuesto un sistema alternativo a la actual democracia. Él, a título personal lo hace: que las decisiones se tomen entre todos a través de Internet y que no existan representantes, si acaso gestores pero sometidos a un control estricto para evitar reincidir en los mismos vicios. “Sería el comienzo de la democracia real”, presupone.
Mientras escribe sobre una cartulina en el área de Propaganda, María Rosa (59 años) confiesa sin rubor que esta mañana ha votado “y por los de siempre”. Y en la cocina, Dídac (53), antiguo votante convergente, republicano y socialista, asegura que esta vez se abstendrá.
Entre los simpatizantes con el movimiento y los curiosos que se acercan a la plaza hay algo más de diversidad. Sin ningún valor estadístico, realizamos una rápida encuesta junto a una de las mesas donde se recogen firmas en apoyo de la acampada.
Entre los que se acercan a firmar, hay opiniones para todos los gustos. Tants caps, tants barrets: Mercè Quintana (“voto en blanco”); Jordi Vidal (“voto nulo”); Glòria Pila (“no pensaba votar pero, después del fantástico movimiento que se ha generado en esta plaza, me lo estoy pensando”); Jaume (“siempre por los mismos”); Emilio Frías y Isabel Acien (“por los de siempre”); José Moreno y Francesca Castelló (“como siempre”); Marisa y Toni (“somos abstencionistas activos”); y Joan, veterano de la Guerra Civil, (“siempre había votada a CiU pero esta vez no votaré”).
Y ¿qué piensa el señor Joan de los indignados que desde hace casi una semana ocupan la plaza? Se encoge de hombros, como si dudara, pero al momento emite un veredicto: “Hay algo que me gusta, y es que hay civismo. Soy del Barça pero lo que no se puede permitir es que cada título celebrado acabe con destrozos. Sí, eso me gusta”.

Los interrogantes crecen

Publicado en El Periódico el 21 de mayo de 2011

Sigue el buen rollo en la plaza Catalunya. Surge una necesidad, ya puede ser barrer el suelo, colocar un toldo o ir a descargar el material que unos ciudadanos anónimos acaban de traer, y enseguida se levantan varias manos para realizar ipso facto la tarea. Pero en vigilia de las elecciones y con una asistencia a la asamblea diaria que este sábado por primer día ha comenzado a bajar, los interrogantes sobre su continuidad surgen de forma inevitable.
Entre los indignados hay un importante colectivo integrado por soñadores. Son conscientes de que están viviendo un sueño y quieren alargarlo tanto como puedan. En lo más profundo de su sueño, incluso quieren creer que su sueño se puede hacer realidad. Ahí están, señalan sin dudar, los ejemplos de Túnez y El Cairo.
Luego están los irreductibles. Su número resulta imposible de cuantificar. Desde luego, no son precisamente pocos. Y como suele suceder en las asambleas, sus postulados son los que acaban triunfando.
La asamblea de hoy ha comenzado a las seis de la tarde, cuatro horas y media antes de lo que era costumbre. Cuestión de horarios. Las anteriores comenzaron a las diez y media y terminaron ya entrada la madrugada. Los indignados también necesitan descansar.
Mientras en la plaza se habla sobre temas logísticos, Jordi, de 36 años y proyectista mecánico de profesión, cuelga en una farola próxima un cartel que informa que la reunión se puede seguir en directo en el 91,4 de la FM. “¿Quién ha dicho que la acampada se acaba el día 22? A los políticos sí que se les acaba el chollo. Nosotros… bueno no puedo decir nosotros porque solo expreso mi opinión. Yo creo que seguiremos de forma indefinida. El lunes, el martes… Lo decidirá la asamblea. Nos da igual qué día se acabe. Estamos aquí para reflexionar. Y seguiremos hasta que se atiendan nuestras exigencias”.
Las “exigencias” de los acampados están colgadas en la web acampadabcn.org. Incluyen cinco grandes demandas: “no más privilegios para políticos, empezando por Barcelona”, “no más privilegios para banqueros y banqueras”, “no más privilegios para grandes fortunas”, “sueldos dignos y calidad de vida para todo el mundo” y “derecho a la vivienda”.
En el detalle, los indignados quieren, entre otras cosas, un recorte drástico del sueldo de los políticos, la prohibición de las pensiones superiores a la media y de los rescates a la banca, la devolución inmediata de los fondos públicos a instituciones financieras, el aumento del tipo impositivo para las grandes fortunas, la no eliminación del impuesto de sucesiones, el establecimiento de un máximo y un mínimo salarial (ya existe), la expropiación de las viviendas vacías de todas las grandes ciudades, que se dejen de realizar deshaucios, la donación de la vivienda para cancelar las hipotecas o que se prohiba la especulación inmobiliaria.
A la vista de estas demandas de la postura de los indignados, los interrogantes, cuando no el escepticismo, sobre el futuro de la acampada crecen. ¿Cuándo y cómo acabará?
Visto desde la distancia, parece que la negativa a fijar una fecha de finalización va en contra de sus intereses, al menos mientras mantengan los planteamientos actuales. Leyendo su larga lista de reivindicaciones, uno no puede evitar preguntarse si son conscientes de que no conseguirán todo lo que quieren. Si se retirasen el 22M podrían hacerlo como triunfadores. Al fin y al cabo, ya han ganado. Han despertado consciencias, han conseguido que muchas personas modifiquen la imagen que tenían de la juventud y durante varios días han desbancado a los políticos de las primeras páginas de los diarios.
¿Qué quedará cuando mañana, pasado o el otro los indignados levanten el campamento y regresen a sus casas? ¿Qué será de todos sus sueños e ideales? Por lo pronto, las palomas de la plaza de Catalunya recuperarán su hábitat natural. Y puede que en el centro sobreviva una semilla que acabe germinando en mejoras tangibles para el conjunto de la sociedad. Solo por eso muchos ciudadanos pensarían que habría valido la pena la movilización.